Archive for the 'Suecia' Category

En barco de Helsinki a Estocolmo

SERE_etuviis0504_Low

El viaje en barco de Helsinki a Estocolmo merece un post aparte (éste mismo). Hablaré más a fondo sobre las capitales sueca y finlandesas, pero me voy a centrar en el centro –valga la redundancia-, en este caso, el mar. La experiencia podría haber sido más emocionante si hubiera ido a nado, pero en el último momento decidí tomar un barco. No vaya a ser que se me rice el pelo con la humedad.
Hay varias compañías que realizan el trayecto, pero yo contraté la Silja Line. El barco a Estocolmo sale a las 17:00 del puerto Olympia y llega a las 9:30 a su destino. Aún tratándose de muchas horas, el viaje es cómodo y divertido.
Existen muchas cabinas de diferentes categorías: diferentes tipos de suits de lujo , cabina familiar, clase A, clase B, clase C. Yo estaba en esta última y me pareció todo un lujo. La cabina, vale, no tenía ventana, pero sí un baño con de todo, hasta secador de pelo; también sábanas, armario, escritorio. ¡Esto es un hotel! A pesar de que la cama invitaba a echar una siesta, me fui a descubrir el barco.

100_3948
Vayamos por (las) partes (dijo un sexador de pollos):
Lo primero que vi al entrar al barco fue un mago haciendo trucos para los niños, una mascota perro y varios zanquistas. Supongo que éstos con para demostrar que el barco se mueve poco, aunque a mí, el hecho de ver este escenario me hizo pensar que tengo que dejar los alucinógenos. Detrás de ellos, numerosos ascensores recorren los 12 pisos del nao. 12 son muchos.

100_3953
Cual polilla hambrienta me dirijo hacia las luces, un casino co tragaperras de todo tipo me invitaba a jugar –también hay más máquinas repartidas por el barco-. Pues bien, recordemos que viajamos de Finlandia Euro a Suecia Corona Sueca. Le di a la palanca y: Barco-Barco-Limón… ¡¡¡Barco-Barco-Barco!!!
Gané 30€ en monedas que no me pude gastar en su destino, así que me quedé con un ladrillo en la cartera. Eso me pasa por mis aviesas intenciones. Con tal conmoción corrí hacia la tienda de cosméticos, no para comprar sino para probarme todas las muestras (lo hace todo el mundo, no lo niegues). ¿Qué estoy oyendo?, ¿música?, ¿gritos?  ¡Pero si hay hasta discoteca! Ya fuera de mí me lancé a la sala Atlantis Palace en la que se estaban bebiendo cócteles y cervezas mientras se veía un peculiar espectáculo (hay muchos durante el viaje).

Me entró hambre y pude escoger entre un buffet, un restaurante indio o una marisquería; se ve que aquí se mueve pasta- en el restaurante italiano ni te cuento-. Mucha gente se metía entre pecho y espalda auténticas mariscadas que ni Obélix podría. Tras dejarme parte del dinero de las tragaperras me voy al supermercado Tax Free –libre de impuestos-. Ya se sabe, alcohol y cigarros más baratos que en tierra.
Sólo había visto una pequeña parte del barco.

100_3952
Paseando, paseando me recorrí la zona de juegos para los peques, varios bares –era de esperar, un Irlandés-, un elegante Spa, una peluquería –espero que no se mueva mucho el barco mientras me cortan el flequillo-, un cine, una piscina con saunas, tiendas de ropa y de souvenirs, y cómo no, la discoteca en donde pasar la noche.
Tras algunos bailes con arrítmicos –pero guapos- guiris, me fui a dormir la mona a mi cabina. Que será clase C, pero descansé como una reina a la espera de Estocolmo.

100_3975

La ruta Millenium, ESTOCOLMO

100_4046

Estocolmo, la capital de Suecia, tiene una amplia oferta turística: cruceros por las islas que conforman la ciudad, museos, discotecas elegantes, zonas verdes, incluso playas. Pero desde el boom de la trilogía de novela negra Millenium, mucha gente también se acerca para visitar los lugares en los que se desarrollan las novelas del fallecido autor Stieg Larrson. Comprobar si la cafetería en donde se conocen los protagonistas o el lugar de un asesinato son como nos lo habíamos imaginado, trae curiosos, entre los que me encuentro yo.
Hay visitas guiadas en español y también venden planos de la ruta en la oficina de turismo.
Si aún no has leído Los hombres que no amaban a las mujeres, La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina y La reina en el palacio de las corrientes de aire, ¡a qué esperas! Y qué mejor que completar la lectura con un paseo por Estocolmo viendo los siguientes lugares:
ZONA SÖDERMALM1. La bonita casa del protagonista Mikael Blomkvist, una buhardilla con vistas al mar y a la zona vieja de Gamla Stan.
Bellmansgatan 1

5291_257161895187_611890187_8492160_2651803_n

2. Unas hermosas vistas de Estocolmo. Desde aquí se divisa el juzgado, en donde Mikael es condenado por difamación de Hans Erik  Wannerström. También aquí se celebra el juicio que declara la mayoría de edad de Lisbeth Salander.
Monteliusvägen

100_4011
3. La casa en la que se cría Lisbeth en condiciones miserables.
Lundabron (El puente de Lunda)

100_4016
4. Mellqvist Kaffebar.
Aquí acude a menudo Mikael Blomkvist. Lisbeth le pidió a Mikael en este bar un préstamo de dinero descomunal.

SPOILER!!!

También es donde Lisbeth vio a Mikael besar a Erika Berger, lo que le causó una profunda decepción. Es una cafetería muy pequeña, a penas caben mesas en su interior, sólo taburetes.
Hornsgatan 78

100_4017
100_4018
5. La sinagoga de la congregación de Adat Jisrael. El inspector criminalista jan Bublanski es miembro activo de ésta y se reúne aquí con Dragan Armanskij, director ejecutivo de Milton Security y jefe de Lisbeth Salander.
S.T Paulsgatan 13

100_4020
6. Encima de los locales de Greenpeace está la redacción de los libros de Millenium.
Esquina entre Gotgatan y Hökens Gata.

100_4023

7. 7-ELEVEN, tras comprarse un lujoso apartamento, Lisbeth Salander hace la compra en este establecimiento: champú, jabón, leche fermentada, leche, huevos, queso, pan, bollos de canela congelados, café, bolsitas de té  Lipton, pepinillos encurtidos, manzanas, una caja de Billys Pan Pizza y un cartón de Marlboro Light..
Götgatan 25

100_4026
8. Kvarnen. Los mares por la noche, Lisbeth acude a beber cervezas con sus amigas a este bar tradicional.
Tjärhovsgatan 4

100_4029
9. En el último piso de esta casa, Lisbeth Salander se compra una casa de 21 habitaciones y 350 metros cuadrados. Ella sólo amuebla dos habitaciones.
Fiskargatan 9

100_4034
10. Mosebacke. Después de su viaje por el mundo, Lisbeth y su abogada (Annika Giannini, la hermana de Mikael Blomkvist), se toman una cerveza.
Mosebacke (junto al gigantesco apartamento de Lisbeth)

100_4041
11. El museo de la ciudad de Estocolmo. Se muestran partes del atrezzo de la película de Millenium.
Peter Myndes backe.

100_4043

ZONA VASASTAN

1. Nils Bjurman, administrador de Lisbeth Salander…

SPOILER!!!

…tiene su apartamento de cinco dormitorios en esta calle. Es el lugar en donde se produce la peor violación y en donde Lisbeth se venga de él y le tatúa la barriga –entre otras cosas-.
Upplandsgatan, cerca de Odelplan

100_4153
2. Oficina de Nils Bjurman

SPOILER!!!

…en donde tiene lugar la primera violación.
S.T. Eriksplan

100_4179

ZONA DE KUNGSHOLMEN

1. La Policía. Varios personajes tienen un puesto de trabajo aquí: Jan Bublanski, Sonja Modig, Hans Faste, Torsten Edklinth y Monica Figuerola.
Kungsholmsgatan 37.

100_4167
2. El ayuntamiento, En donde se condena a Mikael Bolmkvist por difamación y en donde se declara la mayoría de edad de Lisbeth Salander.
En frente de La Policía, de hecho están conectados por un túnel subterráneo.

100_4166
3. Una de estas casas es la vivienda de Monica Figuerola (un piso de dos habitaciones).
Pontonjärgatan

100_4171
4. Una calle junto al agua en la que Monica Figuerola sale a hacer footing.
Norr Mälastrand

100_4173

Y si tienes tiempo, puedes salir FUERA DE LA CIUDAD, para visitar los siguientes lugares:
-El sucio apartamento de Plague, amigo hacker de Lisbeth Salander.
Högklintavägen, Sundyberg

– El apartamento de Dag Svensson y la investigadora Mia Bergma

– Y por supuesto, SANDHAMN, el pueblo en el que se encuentra la casa de campo en donde se dirige Mikael Blomkvist cuando necesita salir de la ciudad. Lisbeth Salander le visita aquí.
La publicación del primer volumen de la serie Millennium, Los hombres que no amaban a las mujeres, ha supuesto un verdadero fenómeno editorial en Suecia, repetido luego en los países nórdicos, Gran Bretaña, Francia y España, donde se han vendido millones de ejemplares.

millenium

Si tienes ganas de conocer Estocolmo de la mano de Stieg Larsson aprovecha esta ocasión y comprueba si la ciudad es como realmente la habias imaginado.

Dormir en el mar

Courtesy ofLas nuevas tendencias en el universo del viaje están orientadas indiscutiblemente a la sorpresa del viajero. Cada vez somos más exigentes y difíciles de sorprender. En los últimos años el ingenio se ha agudizado al máximo. Ya no vale con los viajes a la Luna  o a las antípodas, dormir en el hielo o en la mansión de algún noble que alquila su casa por horas.  Si quiere estar a la última déjese sorprender por la oferta  de los hoteles submarino.   El retorno al origen del hombre y al medio acuático está presente en el mundo  desde el principio. No hay nada más atractivo que sumergirse en el agua y respirar.

El 2010 va a ser un año clave para Estambul, la capitalidad cultural de la ciudad le está obligando a crearse una cara vanguardista y más renovadora. Para los que aman la esencia de los zocos y  lo ancestral, podrán de nuevo visitar una ciudad que ha decidido reinventarse a sí misma. Para ello han contado con la arquitecta  Zada Hadid que dejará su soneva-fushi-tumbona1sello en la ciudad.  Para ese año está previsto que abra sus puertas un hotel bajo el agua, el H2O Estambul. Siguiendo la estela de hoteles como el Poseidón Undersea Resort de las Fidji con unas vistas impresionantes del fondo marino o del Hydrópolis de Dubai, esperaremos a ver si los precios son asequibles para las próximas vacaciones.

Si buscamos una opción no sumergible, entonces lo mejor son los hoteles sobre el agua, los conocidos como overwater. Desde la gran oferta presente en la Polinesia, lo mejor es disponer de una habitación con suelo acristalado. O bien alojarse en las Maldivas en el Complejo Soneva Fushi. Un paraíso exclusivo de la soledad y del reláx encima de las aguas turquesas del Océano Índico en el Atolón Baa.

tumbona-hotel-sill1Alejados de los lugares exóticos y al que le guste más la cultura sueca,  el lugar más recomendable  es el Hotel Sall & Sill .Tranquilidad, ambiente esencial y salidas para conocer la pesca del arenque y todo lo que ello conlleva, será sin duda, una experiencia agradable.  Un hotel flotante encantador en comunión con la naturaleza, que es de lo que se trata. Suecia es todavía un país por descubrir, déjese llevar y alójese en cualquiera de los hoteles flotantes de Estocolmo ahora que está de actualidad la ciudad de Stieg Larsson y el viajero puede hacer una visita guiada también en castellano de Södermalm donde se desarrolla su conocida trilogía. Otras opciones son el hotel Ibis Goeteborg City de Gotemburgo o el Loginn de Estocolmo.  A los fans del estilo de vida sueco como yo, dormir sobre el agua les dará una visión de por qué las ciudades son como son. Es el retorno al origen del que hablaba al principio.

vistas-hotel-sill1Como decía cada vez somos viajeros más exigentes. El futuro está también en la explotación de los recursos de los que disponemos. El mar es un medio que habitar como lo puede ser cualquier isla abandonada, o cualquier rincón del universo.  La cultura de la conservación de los paraísos cercanos y lejanos tiene que encaminarse a que el ser humano habite y explore lugares diversos. Recuerdo la plataforma petrolífera de La vida secreta de las palabras de Isabel Coixet y me pregunto,  si no sería el lugar perfecto para quedarme a meditar durante un largo tiempo. Cuántas  plataformas habrá por allí abandonadas. Desde una de ellas las vistas serán seguramente impresionantes, puedo imaginarme el ruido del mar y el vértigo. Cualquier sitio puede ser hoy un buen sitio.  Mañana me voy  a la Península de Roatán.

Jumbo Hostel: Reciclaje sueco.

¿Adónde van los Jumbos cuando mueren? ¿Hay un cementerio de Jumbos? ¿Reciclan piezas para otros usos?

Pues de todo hay. Abandono, óxido e intemperie, reciclaje para viviendas… pero esto es nuevo. Una idea genial y relacionada con el turismo sostenible. Compra un jumbo, llévalo cerca de un aeropuerto, rediseña el interior y ya lo tienes: un hotel de aeropuerto alternativo, original, económico  y con clientela casi asegurada.
Ah, los suecos, qué pueblo tan ejemplar: tras Pippi Langstrum y Abba, han marcado un nuevo hito en la creatividad humana.

Continue reading ‘Jumbo Hostel: Reciclaje sueco.’