Archive for the 'Escandinavia' Category

Isla Suomenlinna, Finlandia

100_3865

Al considerarse la isla de Suomenlinna parte de la ciudad de Helsinki, se puede viajar hasta ella tomando un ferry habitual (unos 4€ ida y vuelta). Durante la escasa media hora que dura el trayecto, se pueden ver otras islas más pequeñas con enigmáticas casas solitarias, así como unas vistas de la bahía de Helsinki. La plaza en donde se encuentra un mercado sami y tenderetes de souvenirs.

100_3847
Suomenlinna es un grupo de islas unidas por puentes, muy importante para los finlandeses. Aquí se forjó parte importante de la historia de Helsinki: en 1748 los suecos construyeron esta fortaleza incluida en el Patrimonio Mundial de la Humanidad para defenderse de los rusos, aunque a éstos poco les obstaculizó la fortaleza para vencerles.100_3866
Como curiosidad, antes se llamaba Viapori (fortaleza sueca) y actualmente su nombre es Suomenlinna (fortaleza finlandesa), desde que Finlandia se independizó de Rusia.
El lugar está lleno de túneles, con paredes de piedra de un gran grosor y pequeñas ventanas, todas las islas están amuralladas para evitar qué los ejércitos enemigos pudieran situarse en alguna otra isla y atacar desde ahí. Los cañones apuntan en todas las direcciones y se puede ver que no escatimaron en su tamaño. Cada cañón cuenta con su propia armería que son las casas estilo Hobbit que ven en la foto, hoy en día se puede hacer de todo ahí hacer un picnic, nadar en la playa o simplemente echarse una siesta en los jardines. Si vas por la tarde, encontrarás la isla casi vacía (de turistas) lo que la envuelve en una atmósfera muy especial. Es un barrio sin pavimentar y con casas estilo nórdico, rodeado por agua.

100_3871
Cerca del puente que une las dos islas principales, Iso Mustasaari y Susisaari está el centro de visitantes de la Cámara del Inventario, donde facilitan información turística y planos, y organizan visitas guiadas a pie en verano. El mismo edificio alberga el Museo de Suomenlinna, donde se explica la historia de la isla.

100_3860

En barco de Helsinki a Estocolmo

SERE_etuviis0504_Low

El viaje en barco de Helsinki a Estocolmo merece un post aparte (éste mismo). Hablaré más a fondo sobre las capitales sueca y finlandesas, pero me voy a centrar en el centro –valga la redundancia-, en este caso, el mar. La experiencia podría haber sido más emocionante si hubiera ido a nado, pero en el último momento decidí tomar un barco. No vaya a ser que se me rice el pelo con la humedad.
Hay varias compañías que realizan el trayecto, pero yo contraté la Silja Line. El barco a Estocolmo sale a las 17:00 del puerto Olympia y llega a las 9:30 a su destino. Aún tratándose de muchas horas, el viaje es cómodo y divertido.
Existen muchas cabinas de diferentes categorías: diferentes tipos de suits de lujo , cabina familiar, clase A, clase B, clase C. Yo estaba en esta última y me pareció todo un lujo. La cabina, vale, no tenía ventana, pero sí un baño con de todo, hasta secador de pelo; también sábanas, armario, escritorio. ¡Esto es un hotel! A pesar de que la cama invitaba a echar una siesta, me fui a descubrir el barco.

100_3948
Vayamos por (las) partes (dijo un sexador de pollos):
Lo primero que vi al entrar al barco fue un mago haciendo trucos para los niños, una mascota perro y varios zanquistas. Supongo que éstos con para demostrar que el barco se mueve poco, aunque a mí, el hecho de ver este escenario me hizo pensar que tengo que dejar los alucinógenos. Detrás de ellos, numerosos ascensores recorren los 12 pisos del nao. 12 son muchos.

100_3953
Cual polilla hambrienta me dirijo hacia las luces, un casino co tragaperras de todo tipo me invitaba a jugar –también hay más máquinas repartidas por el barco-. Pues bien, recordemos que viajamos de Finlandia Euro a Suecia Corona Sueca. Le di a la palanca y: Barco-Barco-Limón… ¡¡¡Barco-Barco-Barco!!!
Gané 30€ en monedas que no me pude gastar en su destino, así que me quedé con un ladrillo en la cartera. Eso me pasa por mis aviesas intenciones. Con tal conmoción corrí hacia la tienda de cosméticos, no para comprar sino para probarme todas las muestras (lo hace todo el mundo, no lo niegues). ¿Qué estoy oyendo?, ¿música?, ¿gritos?  ¡Pero si hay hasta discoteca! Ya fuera de mí me lancé a la sala Atlantis Palace en la que se estaban bebiendo cócteles y cervezas mientras se veía un peculiar espectáculo (hay muchos durante el viaje).

Me entró hambre y pude escoger entre un buffet, un restaurante indio o una marisquería; se ve que aquí se mueve pasta- en el restaurante italiano ni te cuento-. Mucha gente se metía entre pecho y espalda auténticas mariscadas que ni Obélix podría. Tras dejarme parte del dinero de las tragaperras me voy al supermercado Tax Free –libre de impuestos-. Ya se sabe, alcohol y cigarros más baratos que en tierra.
Sólo había visto una pequeña parte del barco.

100_3952
Paseando, paseando me recorrí la zona de juegos para los peques, varios bares –era de esperar, un Irlandés-, un elegante Spa, una peluquería –espero que no se mueva mucho el barco mientras me cortan el flequillo-, un cine, una piscina con saunas, tiendas de ropa y de souvenirs, y cómo no, la discoteca en donde pasar la noche.
Tras algunos bailes con arrítmicos –pero guapos- guiris, me fui a dormir la mona a mi cabina. Que será clase C, pero descansé como una reina a la espera de Estocolmo.

100_3975

La ruta Millenium, ESTOCOLMO

100_4046

Estocolmo, la capital de Suecia, tiene una amplia oferta turística: cruceros por las islas que conforman la ciudad, museos, discotecas elegantes, zonas verdes, incluso playas. Pero desde el boom de la trilogía de novela negra Millenium, mucha gente también se acerca para visitar los lugares en los que se desarrollan las novelas del fallecido autor Stieg Larrson. Comprobar si la cafetería en donde se conocen los protagonistas o el lugar de un asesinato son como nos lo habíamos imaginado, trae curiosos, entre los que me encuentro yo.
Hay visitas guiadas en español y también venden planos de la ruta en la oficina de turismo.
Si aún no has leído Los hombres que no amaban a las mujeres, La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina y La reina en el palacio de las corrientes de aire, ¡a qué esperas! Y qué mejor que completar la lectura con un paseo por Estocolmo viendo los siguientes lugares:
ZONA SÖDERMALM1. La bonita casa del protagonista Mikael Blomkvist, una buhardilla con vistas al mar y a la zona vieja de Gamla Stan.
Bellmansgatan 1

5291_257161895187_611890187_8492160_2651803_n

2. Unas hermosas vistas de Estocolmo. Desde aquí se divisa el juzgado, en donde Mikael es condenado por difamación de Hans Erik  Wannerström. También aquí se celebra el juicio que declara la mayoría de edad de Lisbeth Salander.
Monteliusvägen

100_4011
3. La casa en la que se cría Lisbeth en condiciones miserables.
Lundabron (El puente de Lunda)

100_4016
4. Mellqvist Kaffebar.
Aquí acude a menudo Mikael Blomkvist. Lisbeth le pidió a Mikael en este bar un préstamo de dinero descomunal.

SPOILER!!!

También es donde Lisbeth vio a Mikael besar a Erika Berger, lo que le causó una profunda decepción. Es una cafetería muy pequeña, a penas caben mesas en su interior, sólo taburetes.
Hornsgatan 78

100_4017
100_4018
5. La sinagoga de la congregación de Adat Jisrael. El inspector criminalista jan Bublanski es miembro activo de ésta y se reúne aquí con Dragan Armanskij, director ejecutivo de Milton Security y jefe de Lisbeth Salander.
S.T Paulsgatan 13

100_4020
6. Encima de los locales de Greenpeace está la redacción de los libros de Millenium.
Esquina entre Gotgatan y Hökens Gata.

100_4023

7. 7-ELEVEN, tras comprarse un lujoso apartamento, Lisbeth Salander hace la compra en este establecimiento: champú, jabón, leche fermentada, leche, huevos, queso, pan, bollos de canela congelados, café, bolsitas de té  Lipton, pepinillos encurtidos, manzanas, una caja de Billys Pan Pizza y un cartón de Marlboro Light..
Götgatan 25

100_4026
8. Kvarnen. Los mares por la noche, Lisbeth acude a beber cervezas con sus amigas a este bar tradicional.
Tjärhovsgatan 4

100_4029
9. En el último piso de esta casa, Lisbeth Salander se compra una casa de 21 habitaciones y 350 metros cuadrados. Ella sólo amuebla dos habitaciones.
Fiskargatan 9

100_4034
10. Mosebacke. Después de su viaje por el mundo, Lisbeth y su abogada (Annika Giannini, la hermana de Mikael Blomkvist), se toman una cerveza.
Mosebacke (junto al gigantesco apartamento de Lisbeth)

100_4041
11. El museo de la ciudad de Estocolmo. Se muestran partes del atrezzo de la película de Millenium.
Peter Myndes backe.

100_4043

ZONA VASASTAN

1. Nils Bjurman, administrador de Lisbeth Salander…

SPOILER!!!

…tiene su apartamento de cinco dormitorios en esta calle. Es el lugar en donde se produce la peor violación y en donde Lisbeth se venga de él y le tatúa la barriga –entre otras cosas-.
Upplandsgatan, cerca de Odelplan

100_4153
2. Oficina de Nils Bjurman

SPOILER!!!

…en donde tiene lugar la primera violación.
S.T. Eriksplan

100_4179

ZONA DE KUNGSHOLMEN

1. La Policía. Varios personajes tienen un puesto de trabajo aquí: Jan Bublanski, Sonja Modig, Hans Faste, Torsten Edklinth y Monica Figuerola.
Kungsholmsgatan 37.

100_4167
2. El ayuntamiento, En donde se condena a Mikael Bolmkvist por difamación y en donde se declara la mayoría de edad de Lisbeth Salander.
En frente de La Policía, de hecho están conectados por un túnel subterráneo.

100_4166
3. Una de estas casas es la vivienda de Monica Figuerola (un piso de dos habitaciones).
Pontonjärgatan

100_4171
4. Una calle junto al agua en la que Monica Figuerola sale a hacer footing.
Norr Mälastrand

100_4173

Y si tienes tiempo, puedes salir FUERA DE LA CIUDAD, para visitar los siguientes lugares:
-El sucio apartamento de Plague, amigo hacker de Lisbeth Salander.
Högklintavägen, Sundyberg

– El apartamento de Dag Svensson y la investigadora Mia Bergma

– Y por supuesto, SANDHAMN, el pueblo en el que se encuentra la casa de campo en donde se dirige Mikael Blomkvist cuando necesita salir de la ciudad. Lisbeth Salander le visita aquí.
La publicación del primer volumen de la serie Millennium, Los hombres que no amaban a las mujeres, ha supuesto un verdadero fenómeno editorial en Suecia, repetido luego en los países nórdicos, Gran Bretaña, Francia y España, donde se han vendido millones de ejemplares.

millenium

Si tienes ganas de conocer Estocolmo de la mano de Stieg Larsson aprovecha esta ocasión y comprueba si la ciudad es como realmente la habias imaginado.

PREIKESTOLEN, Noruega

Imagina verte a más de 600 metros de altura, asomándote al vacío y sin barandilla que te proteja.2159941426_3840d2ab09 Esto es posible en Preikestolen, Noruega. Este accidente natural es una de las mayores atracciones turísticas de Noruega y eso que no hay ascensor ni teleférico que suba cómodamente a los turistas; sino que hay que realizar una caminata de unas cuatro horas por un camino de cabras para llegar hasta aquí. Aún así cada año, Preikestolen recibe a unos 80 000 visitantes. No es preocupeis, que esta plataforma soporta bien el peso de la gente, incluso una vez tocó una orquesta. Me imagino su sonido ante la inmensidad de los fiordos noruegos, en un punto entre el cielo y la tierra –aunque pobrecillo el que tuviera que cargar con el contrabajo-. Ya me estoy poniendo nerviosa, sólo con recordar mi experiencia. Llegué con una amiga en autobús a una zona situada en la base. Nos habíamos hecho con unas buenas zapatillas que fueron la envidia de algunos guiris a los que se les ocurrió subir en chanclas o en zapatos de tacón. La excursión fue dura, pues hay tramos que no están muy cuidados –lo que también tiene su gracia-. Por el camino íbamos viendo paisajes espectaculares que eran solo una pequeña antesala de lo que nos esperaba, como el fiordo Lysejord, a unos 400 metros de altura. Aquí la gente también hace arriesgados vídeos que ponen los cojoncillos de corbata. Pues bien, llegamos al fin a lo alto de Preikestolen. Las vistas son espectaculares, probablemente sea el fenómeno natural que más me ha impresionado. De pronto mi amiga me saca de mi gozo mental diciendo “¡venga, vamos a asomarnos!”. ¿Cómo puede decirlo tan alegremente? Anduvimos hacia al frente, hacia el precipicio, hasta que no me atreví a seguir más. -Oye, lo siento pero no puedo, tengo un vértigo… Yo no ando más. -Pues repta, ya que hemos llegado aquí… La verdad es que tenía razón, ya no me podía echar atrás. Me arrodillé mientras mi corazón comenzaba a latir más rápido de lo normal y me puse en posición lagarto. Pasito a pasito llegué hasta el borde pero no me atrevía a mirar. Me agarré al borde comencé a incorporar la cabeza y en el momento en que asomé la frente parecía que mi patata se iba a salir del cuerpo. Un centímetro más y estaba mirando hacia abajo la altura similar a dos Torre Eiffel, una encima de la otra –sin ninguna protección-. Sólo soporté ahí diez minutos que se convirtieron en los más intensos del año. Algo inolvidable. 3200615181_98d3271c191 NOTA: La ciudad más cercana es Stavanger, que dispone de aeropuerto y conexiones diarias tanto con otras ciudades de Noruega como con alguno de los principales aeropuertos de Europa. Desde Stavanger salen varios ferrys al día, tanto de ida como de vuelta, que unen esta ciudad con el pueblo de Tau, al otro lado del fiordo. El recorrido no dura más de media hora. Desde Tau salen autobuses que en unos 20 minutos te llevan hasta el comienzo del camino, Preikestolhytta. Preikestolen ignifica “púlpito”, un nombre muy apropiado, ¿verdad? Fotos de Vvincze y Max IK7Toe publicadas en Flickr bajo licencia Creative Commons Attribution.

En Helsinki, hay que ir a la freiduría.

En este cuaderno de viajes queremos estar al día de lo que está ocurriendo en el mundo. Por eso hemos pedido a algunos buenos amigos que nos vayan enviando información fresquita de los destinos por los que viajan; o de su ciudad natal. Testigos presenciales del fantástico espectáculo del universo mundo.

Continue reading ‘En Helsinki, hay que ir a la freiduría.’

Hoteles de Hielo, iglús y vivacs invernales

Pensé que sería buena idea, ahora que estamos en lo más tórrido de la canícula, refrescarnos un poco. Así que cálzate los crampones, ponte el forro polar y un gorro de lana: vamos a hablar de establecimientos hoteleros en hielo y nieve.

La oferta comienza a ser realmente amplía; del iglú inuit a las intervenciones arquitectónicas más vanguardistas. Aquí os sugerimos simplemente unos cuantos.

Continue reading ‘Hoteles de Hielo, iglús y vivacs invernales’