Escapada a BERLÍN

Berlín es la ciudad del futuro; tiene todo lo que le podemos pedir para que sea perfecta y conseguirá atraparte desde el primer momento de tu viaje, ¿por qué?

Porque rebosa arte por todos sus poros; ya sea en las paredes en forma de graffitis con mensaje, como en su amplia oferta de museos, su arquitectura vanguardista o en sus espectáculos de todo tipo. Apenas hay contaminación en una ciudad dotada de carril bici y enormes zonas verdes en donde comer un “curry wurst” de sus numerosos puestos de comida –el típico perrito caliente alemán-.p1010014

Pero los berlineses no dejan de lado su trágica historia que podrás conocer más a fondo, tanto en las fachadas de las casas sin reconstruir y su Iglesia del Memorial (a la izquierda); como en la exposición Topographie des Terrors, ubicado en el lugar en donde estuvo el cuartel general de la Gestapo y de las SS. No esconde ninguna foto ni documento de la época del holocausto. Pues saben que para olvidar y superar la historia, primero hay que conocerla.

Si sigues con ganas de introducirte en la historia, muy cerca, detrás del edificio Martin Gropius-Bau se puede observar una sección del muro de Berlín y en dirección hacia Kreuzberg llegarás a Checkpoint Charlie, el famoso puesto de control de este histórico muro.

Pero esto es sólo el aperitivo de una ciudad que permite aprender cosas a cada instante. Hay tantos museos que dan su nombre a la isla Museuminsel, la isla de los museos, donde destacan la enorme catedral neobarroca Berliner Dom; el Altes Museum que, entre otras cosas, alberga un busto de Nefertiti; la Alte Nationalgalerie; y, sobre todo, el Museo de Pérgamo. Este museo se llama así por el altar de Pérgamo que constituye el vestíbulo principal y te permitirá adentrarte en el mundo griego y romano o, incluso, en las joyas de Oriente Medio a través de la impresionante Puerta de Ishtar de Babilonia, que data del siglo VI a. C.2008-04-19tik-2008-05-04ra-252

No sólo hay historia en los museos, al aire libre te encontrarás con numerosos edificios y monumentos. En la zona Unten den Linden –bajo los tilos– te podrás hacer la típica foto frente a la Puerta de Brandemburgo, símbolo de Berlín por excelencia; y admirar el Monumento al Holocausto, una construcción en memoria de los judíos asesinados por los nazis que ocupa 19 000 metros cuadrados.

Además, moverse por la ciudad es fácil; ésta dispone de autobuses, tranvías y metros de puntualidad alemana. Pero de momento no nos hace falta porque la zona de Tiergarten la tenemos cerca. Aquí está el centro económico de Berlín, en cuyo interior se encuentra el parque más grande de Berlín, que a su vez rodea la residencia de Angela Merkel; el elegante Reichstag (Parlamento); el monumento a los soldados soviéticos, o el futurista Edificio Sonny. Además, para los amantes de la arquitectura moderna, está el Museo Judío del arquitecto Libeskind.

¡Vayamos a comer! Recomiendo el restaurante Wintergarten (jardín de invierno) con impresionantes vistas a la ciudad. Éste se encuentra en KaDeWe, que es, tras el Harrods londinense, el gran almacén más grande de Europa. Berlín es una ciudad de las compras para todos los gustos; podrás encontrar desde las mejores marcas en las Galerías Laffayete, comprar ropa al peso en Garage (Ahornstrasse 2) o ropa vintage en las calles de Bergmanntrasse, Kreuzberg y Oranientrasse.  2008-04-19tik-2008-05-04ra-512

En esta última calle encontramos un símbolo del movimiento okupa tan extendido en Berlín; Tageles, un edifico dividido en dos partes: un bar y una galería de arte en la que principalmente se expone fotografía y que está abierta a visitantes y una parte en la que viven sus okupas. El bar da a un patio muy agradable para tomar algo en verano.

También encontraremos buenos lugares de fiesta como el Zapata Bar o el no tan conocido White Trash, en donde se reúne una gran variedad de artistas berlineses.

Los más pequeños también se lo pueden pasar bomba en Zooligischer Garten: uno de los mayores zoológicos de Alemania; en Filmpark Babelsberg –un gran parque temático sobre cine- y el museo de la tecnología con sus inventos y aparatos para jugar.p1000879

Y por si todo esto fuera poco, el punto exótico lo encontraremos en la zona turca de Kreuzberg, en donde creeremos estar en un barrio de Estambul.

No importa cuáles sean tus gustos;  seguro que te enamorarás de la ciudad y no habrá quién te saque de ella. De ahí la variedad de culturas y que el inglés sea hablado por todos. Aún así les hace gracia escuchar salir algunas palabras en alemán de la boca de los turistas. Ahí va una selección de alemán de supervivencia:

-Hallo! —————.—– ¡Hola!

-Danke! ——————– Gracias

-Die Rechnung ———— La cuenta.

-Zweimal Bier, bitte! —– ¡Dos cervezas por favor!

¡Buen viaje!

2008-04-19tik-2008-05-04ra-272

Reserve hoteles en Berlín con oferta

3 Responses to “Escapada a BERLÍN”


  • Inés, muy buena tu entrada de Berlín.
    Me ha hecho revivir el viaje que hicimos el año pasado en Abril. Nos salió redondo, tuvimos un tiempo soleado y la ciudad se hace amable porque tiene poco tráfico y no es ruidosa ni estresante.
    Sorprende el ambiente distendido de tomar el brunch las familias jóvenes, los domingos por la mañana en los veladores de los alrededores del parque Friedrichschain.
    Memorable fué también el concierto en el famoso edificio de la Orquesta Filarmónica. Habrá que volver……

  • Yo he estado en Berlin y se lo aconsejo a todo el mundo. A nivel de arquitectura es impactante y los museos son de lo mas interesante. Dentro de poco vuelvo.

  • Este es grande articulo. Hasta otra.

Leave a Reply