Chiclete com Banana: Miami, the floribbean way of life

Miami dejó hace tiempo de ser simplemente la antesala del cielo, el jardín tropical de los jubilados judíos y canadienses. Tampoco es sólo el sitio de recreo y compras compulsivas de la oligarquía y los nuevos ricos de Latinoamerica. Es algo más que playa y daiquiris para completar el programa de visita al Imperio Disney. Esto es casi Estados Unidos. Aquí la gente cena cuando el resto del país se va a la cama.

Miami no es sólo tráfico de drogas, sexo, corrupción y trajes blancos de Armani. Se trata de uno de los polos financieros del continente americano, del puerto de cruceros con el mayor tráfico del mundo. El lugar donde dejaron de vender apartamentos y alquilar suites de hoteles de lujo para ofrecerte un “estilo de vida”. Aquí hay Art Déco y tormentas tropicales, caimanes en los pantanos y piscinas de coral donde nadaban Tarzán y Esther Williams; convertibles rosa pastel y flan de mamey, arte y diseño contemporáneo de referencia, arquitectura y diseño kistch; y también marielitos y boricuas, calvinistas y babalaos, currelas haitianos y fortunas obscenas, masters del universo y superhéroes de barrio…

Miami es ese carnaval de americanos de toda condición y origen que Bolivar soñó una tarde de siesta febril y empacho de mangos.

La mejor época, por razones climáticas y de actividad cultural, es de diciembre a marzo.

Lo bueno empieza en diciembre, cuando  la Art Bassel hace su viaje a América y aquí desembarcan galerías de arte contemporáneo de medio mundo. El frenesí se alcanza entre febrero y marzo, cuando la ciudad celebra el Carnaval de Miami en Little Havana, y tienen lugar el Coconut Grove Arts Festival, el Miami International Film Festival o el Food Network South Beach Wine & Food Festival.

Miami para Masters del Universo

Alójate en  cualquiera de las suites del Setai. Tranquilidad y lujo Art Déco con un toque asiático. El amigo Lenny Kravitz ha construido un estudio de grabación en el ático de dos plantas del hotel. O en Delano, en su sus dos últimas plantas, en el The Apartment o en el Penthouse. O en The Raleigh, o en cualquiera de las cinco suites de Casa Tua, a una manzana de Lincoln Road, casi un club exclusivo.

Cariño honey, llévame a la sofisticación

Piscina del Hotel Raleigh. Cariño honey, take me to la sofisticación

The Biltmore , como la nostalgia, ya no es lo que era. Por aquí pasaba la  nobleza europea, las estrellas de  Hollywood incluyendo Al Capone. Y tiene frescos en los techos, suelos de azulejos españoles, una torre giraldesca, la piscina más grande del país… pero es ya  tan mainstream… you know what I mean, honey. En fin, si te da por pasear por Coral Gables, para probar el flan de mamey de Norman’s, visítalo.

Los turistas toman las copas en los chiringuitos de playa o en los cafés de las aceras de los paseos; pero tú ya sabes que la gente guapa de Miami toma su cóctel en los bares de los mejores hoteles de South Beach, al que tú te refieres ya siempre como SoBe. Elige: el legendario Martini Bar de The Raleig, el Lapidus Lounge del Ritz-Carlton o el Rose Bar del Delano. El brunch del domingo, a eso de las 12.00h,  en NIkki Beach o Oliver’s Bistro: alka seltzer deluxe.

No dejes de visitar a la Pandilla del Mango: ofician en Chef Allen’s, Patria, Mark’s Place y Norman´s. Y cuando te canses de esa alquimia tropicalista y floribeña de pescado, marisco, cítricos y fruta, hay un restaurante que Sting, Calvin Klein y la Schiffer frecuentan: el Prime One Twelve de Ocean Drive, un asador;  y tienen buey de Kobe.

Si se te pone cuerpo de spa, no hay duda, el del Victor Hotel. Y si estamos derrochadores nos damos el baño en agua de Evian de 11.000 $. Serena Williams fue la primera en experimentarlo, y fíjate lo lozana que está.

Aunque el baloncesto te aburra, cómprate una entrada de las de 300$ para ver a los Miami Heat y estarás al ladito de Enrique Iglesias y la Kournikova, de Timbaland o Beyoncé. El espectáculo está justo detras de la cancha.

Las compras siempre en Lincoln Road. Hay que llegar con coche, chófer y Personal shopping assistant. Seguro que te llevan a  Chroma.

Ahora bien, la prueba definitiva de que eres uno de ellos  es sin duda, acceder al club super vip de Casa Casuarina, en la que fue legendaria mansión de Gianni Versace.

Para nota:

Asistir a un concierto de la New World Symphony y hacer una donación.

Jugar al golf en el Trump International Golf Club de West Palm Beach.

Para saber más.

El blog de Nancy Batchelor te va a encantar.

Miami para Superhéroes de barrio

Una opción es alojarte en The Clay Hotel, muy frecuentado por jóvenes fiesteros del living la vida loca en el corazón de South Beach. Doble standard desde 60€. Un edificio de la década de los 20 que ha servido de decorado para Miami Vice o… ¡el último vídeo de Ricky Martin & Eros Ramazzoti!

O en el Acqua Hotel,que es un chic&cheap de South Beach. Entre 70 y 100€ la habitación doble estándar según temporada.

Ahí va un artículo estupendo de Cool Junkie para salir una noche de marcha por menos de 40 bucks, que es como llaman a los dólares los enteraos como yo.

La Sandwicherie es  un clásico para reponer fuerzas al amanecer after living la vida loca en South Beach.

Puedes realizar por tu cuenta el tour del Art Déco (800 edificios realizados en las décadas de los 20 y 30 en apenas quince manzanas) a través de la Miami Design Preservation League, que por 5$ te facilita un ipod con audio guía y un plano de la zona. O hazte tu propio itinerario a partir de este Walking Tour que propone el National Geographic. (Y de paso le echas un vistazo a este paseo por Coconut Grove)

El chapuzón en la Venetian Pool parece irrenunciable. No es sólo una piscina pública, se trata de un lugar de interés histórico. Así mismo es una obligación la visita al Vizcaya Museum & Gardens, delirio arquitectónico de un rico empresario.

Little Havana tiene mucho que ofrecer. Échale un ojo a este tour a pie que sugiere National Geographic. Hazlo una vez que te hayass comprado tu guayabera y un buen cigarro. Y Bahía Cochinos, Kennedy y Juan el Diablo ni mentarlos, si no quieres pasar un mal rato. Haz como Franco: no te metas en política. En cualquier caso, los peores días de la beligerante comunidad anticastrista han pasado a la historia y el barrio es cada vez más panamericano y apacible. La Camaronera es una freiduría cubanísima para devorar langostas y gambas de pie frente a la barra como si fueras Daryl Hannah en 1,2,3 Splash. 952 W. Flagler St., Miami; tel. +1 305 642 3322.+

El último viernes de cada mes, en el corazón de la calle Ocho de Little Havana, Los Viernes Culturales programan de forma gratuita música en directo,actuaciones artísticas, exposiciones de arte…

Hoy como ayer es casi el templo musical de Little Havana. La nostalgia (¿reaccionaria?) del exilio musical del cocodrilo verde. Bolero, esa perversión de adultos, pero también salsa, reggaeton, hip-hop…

Tapas y Tintos se encuentra en Española Way. Clases gratuitas de salsa y tango los lunes y martes. Española Way, una calle peatonal, es muy recomendable los fines de semana: puestos de artesanía y expontáneos musicales.

Merece la pena visitar también Little Haiti, aunque en este caso es mejor contratar una visita guiada con The Urban Tour Host: antropología urbana y turismo sostenible. En serio.

Otros clubs recomendables de la ciudad son Churchill’s Pub, el reducto rockero de Miami, que vio los primeros conciertos de Mavericks o Marilyn Manson. Y Tobacco Road, el bar decano de la ciudad (desde 1926). Conciertos de blues y cabaret en el piso superior.

El segundo sábado de cada mes, el Design District abre sus galerías de arte contemporáneo de 19.00 a 22.00h. Y  ofrecen vino y queso gratis. El distrito hay que pasearlo de arriba a abajo para encontrar verdaderos tesoros.

360 flores pintadas a mano

360 flores pintadas a mano

No nos sentimos fascinados por las celebridades y sus ostentosas mansiones de Star Island y Millionaire’s Row, pero un paseíto en kayak por las inmediaciones de las casas de Oprah, Vanilla Ice, Shaq, la Stefan o el inventor de la viagra…  ¿a que sí? Ahí va pues un mapa con las residencias del famoseo en Miami.

Si te gustan los espectáculos deportivos, nada mejor que  un partido de baloncesto del equipo local; los Miami Heat. Entradas desde 10 $.

Durante los meses de verano el Sunset Cinema te permite ver cine en la playa bajo las estrellas y tumbado en una manta o en una hamaca.

Para nota.

Recorrer las localizaciones en Miami de Scarface (vulgo hispánico, El Precio del Poder). Ponte Pacino.

Un paseo en barco hasta Stiltsville, en medio de Biscayne Bay. Se trata de un conjunto de chozas flotantes (se conservan sólo siete) sobre aguas poco profundas que evocan el pasado más canalla de Miami, el de la época de la prohibicióni; hubo un tiempo en que en medio de este canal se alzaban hasta treinta de estas estructuras, albergando algunas bares ilegales, prostíbulos. El Historical Museum of Southern Florida organiza este tour con cierta frecuencia.

Asistir a la visita guiada a la mansión del malogrado  Versace disfrazado de teniente Colombo, Mantener una actitud extravagente y hacer preguntas extrañas.

Para saber más:

Aquí lo entenderás todo.

Miami Nights, es un blog sobre tendencias urbanas en Miami.

Bob tiene un blog sobre urbanismo y actualidad de la ciudad. Y estos planos y mapas….

Para los amantes de la buena mesa, The South Florida Gourmet.Com.

Transporte público en el Condado de Miami.

Alquiler de coches Alamo.

1 Response to “Chiclete com Banana: Miami, the floribbean way of life”


Leave a Reply