Picnic étnico en Nueva York más allá de Central Park

Resultan ya casi tópicas las escenas de “esplendor en la hierba” en Central Park cuando llega el buen tiempo. Cestas de mercado, manteles de cuadros rojos y blancos, ensaladas de patata, té helado y frisbees en Sheep Meadow y Great Lawn… bondades neoyorquinas arquetípicas.

Pero hay otros lugares para el democrático ejercicio del picnicking que además permiten hacer visitas interesantes y ofrecen nuevas perspectivas de Manhattan. Y aprovechando que estamos en el crisol donde se funden todas las culturas y razas del mundo mundial, vamos a ponerle especia y exotismo a nuestra cesta.

Así que primero nos ponemos musiquita, nos vamos de compras y luego vemos dónde nos tumbamos.

En Pueblo Deli Grocery, en el Lower East Side, podrás encontrar productos del área del Caribe.

El clásico de la India es Foods of India. Para los devotos del mango.

Los entusiastas de la comida thai tienen su fuente de abastecimiento en el Bangkok Center Grocery en Chinatown.

En el Hell´s Kitchen está la West African Grocery . Productos africanos servidos por coreanos. Only in NYC.

Un trocito de corazón brasileiro late en el Buzios Brasil Boutique& Mini Market.

El bastión de la pérfida Albion en Manhattan es Myers of Keswick.

Si te provocan unos jalapeños o unos tacos, ve a Tehuitzingo.

Y si quieres un sitio donde encontrar comida de casi todos los rincones del mundo, dirígete al Kalustyans o al M&I International Food.

Pues una vez que tenemos las cesta llena, busquemos sitio.

En el frenético Broadway hay un remanso de paz: el Fort Tryon Park, donde puedes rendir visita al pasado medieval europeo paseando por The Cloisters. Ponte el Chill out Vihuela en tu ipod .

Puedes aprovechar una visita a Brooklyn, un barrio en alza y muy de moda, para comer tu picnic en plan playero en el Salt Marsh Nature Centre. Naturaleza en estado puro. Llévate el foie a la boca entre patos y gansos…

En el mismo barrio, puedes montártelo en el Fort Green Park. Walt Whitman vivió por aquí, así que no te olvides tu ejemplar de Leaves of Grass.

O en el Prospect Park, el Central Park de Brooklyn; pero menos cuadriculado, más salvaje y sin turistas. A un tiro de piedra tienes el Brooklyn Museum of Art. Una joya de arte egipcio.

El Socrates Sculpture Park era casi un vertedero; ahora es una zona verde trufada de escultura contemporánea y con unas vistas de escándalo del skyline de Manhattan y el East River.

Si no temes al Bronx feroz, el Wave Hill es un parque en el que quizá te amenicen la cuchipanda con algo de jazz…

Y por último un aviso para navegantes: beber alcohol en los parques públicos de Estados Unidos es ilegal, inmoral y engorda. Pero para que no hagas la risa con esas célebres bolsas de papel marrón que enmascaran los vicios ni pases un mal trago con la poli, ahí van unos consejos para hacerte con alcohol en envases que no son lo que parecen.

Y si eso te parece raro, échale un ojo a The Pinnic Club. Only in America.

1 Response to “Picnic étnico en Nueva York más allá de Central Park”


  • La música genial… y las cestitas de pic-nic son mi perdición… en mimbre, con su mantelito de cuadritos rojos y blancos… En una ocasión con unos buenos amigos, encontramos de casualidad un rincón idílico y comimos sobre una alfombra de flores púrpura… y un río donde una familia de Domingueros nos vió zambullirnos semi congelados por el frío en un riachuelo. Conservo fotos del momento. 🙂

Leave a Reply