Cosas que hacer en Tokio cuando eres Bill Murray

Otra manera de conocer una ciudad o un país (ya sea real o virtualmente) es seguir los pasos de los personajes de un libro, película o serie televisiva. El turismo de localizaciones (Location Tours) es ya una industria consolidada dentro de este mágico mundo de colores que es el de los viajes y el turismo.

Aquí, simplemente, nos lo tomamos como un juego que esperamos que te inspire.

Hace días que quería escribir algo sobre Tokio y hoy de repente, oyendo el “More Than This ”  de Roxy Music, me he acordado de la cara de jugador de poker insomne de Bill Murray vagando por los pasillos del Park Hyatt Tokyo, de los paseítos de la Starlett Scarlett por Shinjuku…

Pues nada, vamos a jugar a que somos Bill y Scarlett y vagamos por la ilegible capital nipona totalmente desnortados y bajo los efectos de un experimento de privación del sueño.

Lo más apropiado para llegar a Tokio con espíritu Bill Murray es hacerlo en medio de una crisis estupenda: con el ánimo de un cincuentón con dudas existenciales y con la vida laboral y afectiva al borde del colapso. Añádele a eso un serio jet lag y la traúmatica llegada a un mundo de signos indescifrables y valores a veces opuestos a los de tu lugar de origen y estarás preparado para la experiencia.

Alucinarás en cuanto tomes un taxi desde el aeropuerto hacia el distrito de Shinjuku, el centro de  negocios y ocio en el que se levanta la torre homónima. Allí, entre las plantas 14 y 52, se encuentra el Park Hyatt Tokio, donde te hemos reservado la más confortable de las habitaciones para que disfrutes tu insomnio.

El hotel se hizo tan célebre gracias a la película que durante un tiempo comercializó un “Package Lost in Translation” que incluía cinco noches de estancia y visitas a lugares relacionados con la película,  tanto en la capital como en Kyoto. Al módico precio de poco más de 3.000€.

(Por cuestiones de producción, el equipo de la Coppola se alojó en el menos oneroso Oakwood Residence Aoyama.)

No te preocupes por las primeras noches de soledad, insomnio y estupor; te prometo que acabarás conociendo a una veinteañera lozanísima (y con un master en filosofía) con la que compartirás algo más que unas copas en la vertiginosa y febril noche del New York’s Bar. Y quizá menos de lo que desearías…  En cualquier caso te quedará el placer del recuerdo de las pasiones no consumadas.

Es fundamental seguir los pasos de la Scarlett por el distrito de Shibuya, donde se encuentra el celebérrimo paso de peatones más tumultuoso de Asia. Y también perderse en Omatesando-Harajuko, el distrito de las tiendas más fashion y la estrambótica escena de las quinceañeras adictas a la moda del último disfraz. Aquí, el devoto del anime y el lolitismo nipón, encuentra su dulce paraíso.

Son de visita obligada el Karaoke Kan (K&F Building, 30-8 Utagawacho, Shibuya-ku. 011-81-3-3462- 0785.), el lugar donde el Bill se curra la versión definitiva del “More than this”, y la cenita de sushi en el Ichikan.

Para nota:

Jugar al golf frente al Monte Fuji.

Tomar el tren bala a Kyoto.

Para saber más:

Héctor Garcia es un geek levantino que vive y trabaja en el Extremo Levante. Cuando él se levanta tú áun andas durmiendo. Su blog es de visita obligada si quieres información privilegiada sobre Japón.

(Este post, a diferencia del viaje a Japón de Bill Murray, no está patrocinado por Suntory Ltd)

0 Responses to “Cosas que hacer en Tokio cuando eres Bill Murray”


  • No Comments

Leave a Reply