Berlin Ostalgie

Dicen que la nostalgia es un sentimiento reaccionario.

La vieja Europa tuvo su devaneo estalinista y ya saben como fue la cosa, un ramillete de escenas entrañables: desde el tío José depurando y de pionero del Photoshop a Ceaucescu pasando el bulldozer por Bucarest, (la París del Danubio), y jugando al exincastillos megalómano; de la Securitate a la Stasi pasando por la Primavera de Praga. Quién nos iba a decir en 1989, cuando el rancio escenario de la tragedia cayó por su propio peso, que acabaríamos enterneciéndonos con la vida cotidiana al otro lado del telón de acero.

Bienvenidos al Tour berlinés de la Ostalgie.

Lo suyo es empezar por el DDR Museum. Te montan en un trabi virtual y te dan un paseo por el lado más Honecker de Berlín.

Ahora ya te puedes pasar por Lichtenberg, donde en el 103 de Ruschestrasse puedes visitar el cuartel general de la Stasi. El Museo de la Stasi exhibe fotos, documentos y los cachivaches que usaban para el control y seguimiento de la población de la RDA. Acceso directo al despacho de Herr Erich Mielke.

Después te acercas a la Strausberger Platz y caminas en dirección a la Frankfurter Tor. Estás recorriendo lo que queda de la Karl Marx Allee, un verdadero museo al aire libre de la arquitectura del realismo socialista. Es más larga que un plan quinquenal, así que mejor haces un alto en el CSA o el Café Sybille. En la avenida hay dos “palacios de cine” de los años 60, el Kosmos UFA Palast y el Kino Internacional (131 y 33 respectivamente).

(Habrás pasado ya por alguna tienda donde comprarte tu camiseta con el ampelmann y tu réplica del Trabant. Y si eres retromaniaco en zapatillas, no habrás podido evitar hacerte con unas Adidas México 76)

Ya estás cerca de la Torre de Televisión (Vulgo el Palillo). Quién les iba a decir allá por los años sesenta que acabaría pinchando un enorme balón de fútbol. Junto a ella está la Alexanderplatz, un lugar que fue el corazón de la metropoli socialista y donde encontrarás dos incómodos convidados de bronce: Marx y Engels.

Desde aquí puedes tomar la U2 en dirección Pankov y detenerte en Shönhauser Allee, en pleno Barrio de Prenzlauer Berger, que conserva en su urbanismo y bloques de apartamentos la memoria histórica del Berlin oriental. Muy cerca se encuentra el Mauerpark (Parque del Muro), también conocido como “la franja de la muerte”: uno de los pocos tramos de muro originales y que fue escenario de los más espectaculares intentos de huida. Si quieres llegar un poco más al norte te encontrarás con Pankov, lo que fue el barrio de las embajadas de la RDA.

Los 1300 metros de muro que discurren junto a río Spree y que dan al lado este se han convertido en una galería al aire libre (East Side Gallery) , con obras de artistas de todo el mundo.

Otras recomendaciones:

Casa Museo de Checkpoint Charlie. Historia de este puesto fronterizo: objetos con los que se realizaron escapadas célebres, video de “La Noche de los Trabant”.

Berlin Hohenshonhausen Memorial. Este antiguo campo especial soviético y cárcel preventiva del Ministerio para la Seguridad del Estado de la RDA, se ha convertido en un Memorial que ofrece visitas guiadas.

Trabi-Safari. Un tour guiado en el que conduces tu propio Trabant por agunos de los escenarios aquí reseñados. Las explicaciones se realizan vía radio.

Ampelmann Shop. El moñaco de los semáforos aplicado a todo tipo de objetos.

Mondos Arts. Uno de los lugares favoritos de los berlineses para comprar objetos, libros, películas y discos de la época de la RDA.

East Side Hotel. Un hotel decorado con arte mural inspirado en el East Side Gallery, y a su vera.

Ostel. ¿Te imaginas que la dirección artística de un supuesto Cuéntame de los años dorados de la RDA diseñaran un hotel? El reloj de la recepción marca la hora de Berlín, Moscú, La Havana y Pekín.

Y finalmente, un concurso:

¿Cuál de estas películas que hablan de la época de la RDA prefieres?

1,2,3 (Billy Wilder, 1961)

Cortina Rasgada (A. Hitchcok, 1966)

Goodbye, Lenin (W. Becker ,2003)

La Vida de los otros (Florian Henckel Von Donnersmarck, 2006)

Regalamos a todos los participantes una visita guiada (real) por Berlín.

2 Responses to “Berlin Ostalgie”


Leave a Reply